De hecho, es probable que ni siquiera hables inglés, aunque creas que sí. Y me explico.

Habitualmente cuando se le pregunta a alguien, al español medio, por su inglés, las opciones suelen ser dos: "No hablo inglés" o "Tengo inglés nivel medio".  De los primeros no me voy a ocupar, cada uno sabe lo que necesita hoy en día para ir por la vida. O lo que no.

Vamos con los "inglés nivel medio". Lo más probable es que compartan alguna de estas características, o todas ellas:

  • Escucho canciones y entiendo de que van, medianamente.
  • Puedo leer textos en inglés, normalmente relacionados con mi trabajo.
  • Veo series (americanas) en inglés, con subtítulos (en inglés) por si me falla una palabra.
  • Cuando fui de vacaciones a Londres/NY/Sydney no tuve mucho problema en hacerme entender.
  • Cuando hago un test online de Cambridge me sale un B1/B2.

Felicidades, tienes un inglés básico que no te servirá para trabajar en un entorno angloparlante. Como mucho, te servirá para pedir un café en Trafalgar Square pero... poco más.

Yo también fui un inglés-nivel-medio; obviamente todos lo somos en algún punto y, por mi experiencia trabajando fuera de España, estas son las situaciones a las que tienes que poder hacer frente para asegurarte de que tu inglés sirve para algo:

  • Intentar argumentar una opinión sin tardar más de 2 minutos en construir un par de frases.
  • Reclamar una copia de una SIM por teléfono.
  • Pedir 5 especias diferentes en el supermercado.
  • Tener una entrevista de trabajo.
  • Explicarle a alguien en qué consiste tu trabajo.
  • Entender la explicación de alguien sobre en  qué consiste su trabajo.
  • Entender la mitad de los acentos de este vídeo de aquí abajo

Todas son situaciones cotidianas y habituales en las que se requiere un nivel medio de inglés. Pero medio de verdad. ¿No te ves capaz? Lo siento, tu inglés no es siquiera nivel medio.

El nivel bueno de inglés lo dejamos para otro día.