Cumplo 36 en poco más de un mes y aunque tengo la sensación de que el tiempo ha pasado (demasiado) rápido y el mundo no ha cambiado mucho, la realidad es diferente.

Para poder apreciar cuanto ha cambiado todo en esta treintena, quise saber cómo era la vida cuando yo nací, en base a recuerdos y hechos históricos.

Al parecer, mis cariñosos recuerdos de los 80 son sólo eso, recuerdos distorsionados por la emoción y por la poca consciencia que tenía de mi entorno. Que todo era bastante peligroso, vamos.

Un listado, no demasiado exhaustivo, de lo que éramos y lo que había 36 años atrás.

  • Los airbag en los vehículos no se habían inventado. Se patentaron en el 81. Ni el ABS (sí diseñado, pero no masivamente implementado). Ni el ESP (de 1995).
  • El SIDA ni siquiera había sido definido (se hizo en el 81); obviamente, ni mucho menos tratado. La gente se moría de ello.
  • En 1980 no había divorcio. La Ley de Divorcio se promulgó a mediados de 1981.
  • La esperanza de vida en España era de 75 años. En 2015 es de 83 años. España es el segundo país con la mayor esperanza de vida. Del mundo.
  • ETA mató a 93 personas ese año. 84 el anterior. 32 el siguiente.
  • En 1979 la homosexualidad dejó de ser ilegal, pero no se reconocerían las uniones civiles homosexuales hasta 1998.
  • Sólo había una compañía de teléfono. Y sólo dos canales de TV (las privadas, en 1990).
  • En llegar a casa de mi abuela se invertían 2h en coche por 1h actualmente. Para llegar a Madrid (desde La Coruña) se atravesaban puertos de montaña. El tren era algo caro y lento (1er AVE, 1992) y los billetes de avión no eran precisamente para la clase media.
  • El % de población con estudios universitarios era del 5% frente a un 37% en la actualidad.

Y probablemente me deje demasiadas cosas en el tintero, como controles alimentarios que no eran exhaustivos como los actuales, procedimientos médicos y tratamiento de enfermedades, el coste de una prótesis frente a poder hacerla tú en casa con una impresora 3D, lo difícil que era la reproducción asistida (y cara) frente a la (cada vez más común) posibilidad de hacerla tú en casa, el número de guerras o dictaduras se ha reducido como en ningún otro monento de la historia, el % de pobreza se ha reducido globalmente, etc.

Es lógico recordar con cariño el pasado y pensar que además no hemos cambia tanto, pero la realidad es que en 1980, el mundo era bastante peor. 

 

"Hoy" es, casi siempre, el mejor momento de la Historia.